Tras las huellas de Ad-Aras

Recuerdo la tarde en la que mi padre me regaló una moneda romana. Corría finales de los años 90, y mi asombro no se hizo esperar cuando me enteré  que fue hallada cerca del camino de Sugel, a escasos tres o cuatro kilómetros del núcleo urbano almanseño. Esto provocó en mí una serie de preguntas motivadas por la inexistencia cercana de ningún asentamiento romano. ¿Hubo en Almansa alguna colonia romana? ¿Quizá un campamento? ¿Tal vez la existencia de rutas comerciales o militares que atravesaban nuestro término municipal?

La historiografía tradicional reconoce la fundación de Almansa en época musulmana, por lo que no hay constancia romana alguna. Las últimas investigaciones nos llevan a los Vasos de Vicarrello o Apolinares. Estos son cuatro vasos de plata descubiertos en las termas de Vicarrello, en Roma. Se cree que son exvotos de algún gaditano que buscaba la curación de sus aguas. Lo que hace únicos a estos vasos es que están grabados los nombres y las distancias de las distintas estaciones de la vía que unía Gades (la actual Cádiz) con Roma. Es un excepcional mapa de carreteras de la época, lo que nos aporta una grandísima cantidad de datos geográficos que nos permite constatar junto a las excavaciones arqueológicas los posibles asentamientos romanos.

1001
Comunicaciones en época romana.

Nos centraremos en la Vía Augusta, concretamente en el tramo que afecta a nuestra población, el trayecto conocido como Saltigi-Ad Palem-Ad Aras/Ad Tvrres. Según los vasos de Vicarrello, Saltigi correspondía con la actual Chinchilla de Montearagón, por lo que no cabe duda que la vía pasara por nuestro término municipal en su paso hacia el levante peninsular.  El problema radica en el Puerto de Almansa, un gran obstáculo que dificultaba el tránsito humano, por lo que diversos autores creen que la vía no pasaba por la actual ciudad, sino más al Sur, como actualmente hace la línea del ferrocarril.

Así, surgen dos hipótesis sobre el camino de la vía, el primero, apuesta por el paso por nuestra ciudad y el Puerto de Almansa, atravesando la ermita de Belén (Ad Palem), Venta de la Balsa (Ad Aras) y Moixent (Ad Turres). La segunda opción, se desviaría  por Montealegre del Castillo, Cerro de los Santos, Venta de los Hitos (Ad Palem), Caudete, Caicón (Ad Aras) y la Font de la Figuera (Ad Turres).

Posibles rutas romanas.
Posibles rutas romanas.

EL celebre ingeniero y arqueólogo Eduardo Saavedra defiende la primera hipótesis, sitúa la mansión de Ad Palem en la ermita de Belén, legua y media al S.O de Almansa. Tras esto, pasaría por la actual ciudad, el Puerto de Almansa y ya en tierras llanas llegaría a Venta de la Balsa, donde localiza la mansión de Ad Aras, finalmente el tramo terminaría en Moixent, situada como Ad Turres. Rutas comerciales de siglos posteriores tanto medievales como del siglo XVI, confirman esta vía, ya que pasaban por el Puerto, dando fiabilidad a que la vía romana pasara por Almansa.

Venta del puerto, próxima a la ruta Ad-Aras.
Venta del puerto, próxima a la ruta Ad-Aras.

Es de sobra conocido el topónimo Ad Aras  en nuestra población, ya que se tiene conciencia de la romanización en Almansa. Diversos autores localizan Ad Aras en la Venta de la Balsa, el edificio actual es de finales del siglo XIX o principios del XX, pero en las proximidades hay edificaciones mucho más antiguas. El terreno denota haber sido, si no un poblado,  un gran número de cortijos próximos entre sí, uno de ellos la citada Venta, que, tras  ser demolida, ahora presenta una edificación moderna.

Restos arqueológicos. Pascual Martínez - LV
Restos arqueológicos. Pascual Martínez – LV

A primeros del año 2009, con la construcción de la Línea de Alta Velocidad de Levante, aparecieron una serie de restos arqueológicos cerca de la ermita de San Antón.  Se pensó en un primer momento enque pudiera ser una calzada o una muralla, pero las últimas investigaciones llevadas a cabo no dan por seguro de que se trate de un poblado romano, perdiéndose una pista clave que permitiera esclarecer  la hipótesis de Saavedra.

Esta teoría presenta algunos inconvenientes, como  la dificultad de atravesar el Puerto de Almansa, un gran obstáculo geográfico que obligaba a buscar algún camino alternativo y el de la falta de vestigios que hay entre el tramo de Chinchilla y la ciudad Almanseña. Esto ha provocado que diversos autores como Fernández Guerra, Silliéres o Simón, defiendan un segundo  trazado, que desde Chinchilla y pasando por Pétrola, Corral Rubio, Montealegre llegue hasta Caudete y la Font de la Figuera. Localizando Ad Palem en el célebre yacimiento del Cerro de los Santos,  Ad Aras en Caicón, y Ad Turres en la población valenciana de la Font de la Figuera. Se basan en fotografías aéreas, restos de calzada, y pedazos de cerámica romana en el casco antiguo de Caudete.

Basándonos  en las fuentes  arqueológicas, no podemos afirmar que el topónimo Ad Aras corresponda a nuestra  localidad de una forma segura, ya que los inconvenientes que presenta la hipótesis lo descartan. Solo la aparición de nuevas pruebas que corroboren el hecho como la aparición de algún asentamiento en el término municipal o en las distintas fuentes literarias podrán ayudar a descifrar el camino que partiendo desde Cádiz, atravesaba la península ibérica,  y se dirigía hasta el mismísimo corazón del Imperio Romano.

Bibliografía:

JIMENEZ COBO, M.: La vía romana “Castulo-Saetabis”. Boletín del  Instituto de Estudios Giennenses, nº 179,2001.

PONCE HERRERO, G. y SIMÓN GARCÍA, J.L.: La romanización en Almansa. Bases para su estudio. Almansa, 1986.

Autor: José Ibáñez González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s