Blas de Lezo y Olavarrieta

     Si visitamos la ciudad de Londres podemos encontrar la plaza de Trafalgar Square, bajo la mirada del almirante Nelson, o admirar en la catedral de Westmister la tumba del marino Edward Vernon, pero la realidad para algunos marinos españoles es otra, el olvido. Blas de Lezo se ganó el mérito por una de las batallas mas desiguales de todos los tiempos en la que salió vencedor, esta es su historia.

Don Blas de Lezo
Don Blas de Lezo

      Blas de Lezo y Olavarrieta nació en Pasajes (Guipúzcoa, España) el 3 de febrero de 1689. Pertenecía a una familia de ilustres marinos, por lo que no es de extrañar que tras una formación en Francia, se enrolase en la marina gala con apenas 12 años como guardamarina al mando del conde de Toulose, aliada de España en la Guerra de Sucesión.

       En la Guerra de Sucesión participó en varias batallas, siendo la más importante la que enfrentó a los buques francoespañoles con cerca de 96 naves y la angloholandés con 68 navíos. Blas de Lezo combatió de manera ejemplar, hasta que una bala le destrozó la pierna izquierda, siéndole amputada, cuentan las crónicas que el joven no profirió lamento durante la operación. Debido al valor fue ascendido a Alférez de bajel en 1704. Tras esto, tomó parte en otras operaciones como el socorro de las plazas de Peñiscola y Palermo ante los ingleses.

     En 1706 se le ordena el abastecer a los sitiados de la ciudad de Barcelona con una flotilla, el ingenio de Blas de Lezo fue abrumador, ya que para ello dejó flotando y ardiendo paja húmeda con el fin de crear un densa nube de humo que ocultase los navíos españoles, pero además carga «sus cañones con unos casquetes de armazón delgada con material incendiario dentro, que, al ser disparados, prenden fuego a los buques británicos». Los británicos se ven impotentes ante tal despliegue de ingenio.

      En 1713 ascendió a Capitán de Navío y en 1714, durante el segundo sitio de Barcelona, una grave herida le inutilizó el brazo derecho. En esa época, y al mando de una fragata, apresó once navíos británicos, entre ellos el emblemático Stanhope, navío de gran poder ofensivo.

      Tras la Guerra de Sucesión, el rey lo ascendió en 1734 a teniente general de la Armada. Regresó a América con los navíos Fuerte y Conquistador en 1737 como comandante general de Cartagena de Indias.

La fragata de Lezo remolcando a la "Stanhope".
La fragata de Lezo en duelo frente a la “Stanhope”.

       Los problemas entre España e Inglaterra por dominar el comercio de las colonias americanas provocaron la guerra conocida como la oreja de jenkins.

       Las primeras contiendas se desarrollaron en la plaza española de Portobelo (Panamá), que fue tomada por el almirante Vernon, debido a la poca defensa por parte española. Tras la euforia de Vernon, formó una escalofriante flota, la  más grande que hasta entonces había surcado los mares (2.000 cañones dispuestos en 186 barcos, entre navíos de guerra, fragatas, brulotes y buques de transporte, y 23.600 combatientes entre marinos, soldados y esclavos negros macheteros de Jamaica, más 4.000 reclutas de Virginia bajo las órdenes de Lawrence Washington, medio hermano del futuro libertador George Washington), superaba en más de 60 navíos a la Gran Armada de Felipe II.

      Para hacerse idea del mérito estratégico de la victoria, baste decir que las defensas de Cartagena no pasaban de 3.000 hombres entre tropa regular, milicianos, 600 indios flecheros traídos del interior, más la marinería y tropa de desembarco de los seis únicos navíos de guerra de los que disponía la ciudad: Galicia, que era la nave Capitana, San Felipe, San Carlos, África, Dragón y Conquistador. Blas de Lezo, sin embargo, contaba con la experiencia de 22 batallas. El sitio de Cartagena de Indias fue una gran victoria con una enorme desproporción entre los dos bandos.

Monumento en Cartagena de Indias.
Monumento en Cartagena de Indias.

      Tan colosal derrota de los ingleses aseguró el dominio español de los mares durante más de medio siglo hasta que lo perdió en Trafalgar, cosa que la historia inglesa no reconoce. Humillados por la derrota, los ingleses ocultaron monedas y medallas grabadas con anterioridad para celebrar la victoria que nunca llegó. Tan convencidos estaban de la derrota de Cartagena que pusieron monedas en circulación que decían en su anverso: «Los héroes británicos tomaron Cartagena el 1 de abril de 1741» y «El orgullo español humillado por Vernon»[.]

     Fue justo lo contrario: con sólo seis navíos, 2.830 hombres y mucha imaginación, Blas de Lezo derrotó a Vernon, que traía 180 navíos y casi 25.000 hombres, fue tal la derrota que el Rey de Inglaterra, Jorge II prohibió hablar de ella o que se escribieran crónicas alusivas al hecho, como si nunca hubiese ocurrido. Mientras en su retiro, el almirante Vernon se alejaba de la bahía con su armada destrozada le gritaba al viento una frase: «God damn you, Lezo!» (¡Que Dios te maldiga Lezo!). En respuesta escrita a Vernon, Blas de Lezo pronunció la inmortal frase:

     «Para venir a Cartagena es necesario que el rey de Inglaterra construya otra escuadra mayor, porque ésta sólo ha quedado para conducir carbón de Irlanda a Londres, lo cual les hubiera sido mejor que emprender una conquista que no pueden conseguir.»

       Blas de Lezo falleció en Cartagena al contraer la peste, enfermedad generada por los cuerpos insepultos (casi todos ingleses) ocasionados por los sucesivos combates el 7 de septiembre de 1741.

BIBLIOGRAFÍA

  • Elías Ortiz, S.; Vargas Martínez, G. (2006). El verdadero desastre del ataque británico a Cartagena de Indias (Colombia), en 1741. Todo a Babor.
  • Mangado, P. (2003). “Blas de Lezo y Edward Vernon: la invencible inglesa frente a Cartagena de Indias”. El Astillero (núm. 5, págs. 31-38).
Anuncios

3 comentarios sobre “Blas de Lezo y Olavarrieta

  1. Es evidente que la orden de jorge II, fue acatada a rajatabla por los masones españoles, de lo contrario no se puede comprender, como han pasado casi 3 siglos y que no se supiera casi nada, de este gran marino español nacido en Guipúzcua, Pero todo llega, pronto Blas de Lezo, tendrá su monumento en Madrid, como un sentido homenaje del pueblo español. Tarde pero seguro!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s